Cuentos y relatos

Las cuerdas con las que sostenía el cielo

 Cuando tenía siete años, en las tardes de primavera, me sentaba en mi patinete y mirando al cielo, bajo la Luna y bajo el Sol, me tiraba por aquella cuesta empinada del parque de Montequinto sin miedo. Divisaba aquel paisaje de árboles y sentía la adrenalina de la velocidad como si fuera un piloto de carreras. No tenía vértigo porque sabía que mi madre estaría esperándome abajo, pasará lo que pasara. Recuerdo, como si fuera ayer, la última tarde en la que, siendo un niño, me lancé por aquella resbaladera de asfalto. La pena es que me caí al suelo y, después de aquel accidente, decidí que nunca más debería montarme en mi patinete. Aunque no era la primera vez que me hacía una herida, la decisión la tomé porque aquel día se me acercó refunfuñando un hombre desconocido con el que me choqué sin querer. En vez de levantarme…

Ver la entrada original 1.085 palabras más

Categorías:Cuentos y relatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s