¿Quién soy?


Por casualidad he revisado hoy, 14 de diciembre de 2020, en el día de san Juan de la Cruz, lo que decía este apartado de mi blog. He sentido por unos instantes que leía a un extraño: que ese joven que definía quien era hace un par de años poco tiene que ver ya conmigo. Pero lo he pensado mejor. Me equivocaba. En realidad solo soy un poco más viejo.

No me avergüenzo ni de quién soy ni de quién he sido. Al menos trabajo en ello.

Esto es lo que decía de mi mismo hace un par de años:

“Me apasiona la información política y económica. Hasta 2016 seguía la actualidad de La Moncloa y la rueda de prensa del Consejo de Ministros para EXPANSIÓN. Desde entonces, soy el redactor jefe de los medios de comunicación de CEOE y el responsable de los distintos proyectos digitales de la Confederación. He visto al menos cinco veces The West Wing (El ala oeste de la Casa Blanca). Disfruto escribiendo cuentos y relatos”.

Y esto es lo que digo ahora, aunque quizás mañana cambie:

Primero. Ya no me definiría por lo que he hecho profesionalmente. Y menos en este rincón de internet que ha sido tan curativo para mi desde 2014. ¡Pocos saben cuánto!

Segundo. Si soy realmente sincero, ya no me apasiona tanto la información -ni la política ni la económica-. Aunque le dedico mucho tiempo a ello. Quizás demasiado. Ahora prefiero la ficción. Intuyo desde hace unos meses que se puede transmitir más realidad, más verdad del ser humano, con la ficción que con las noticias.

Tercero. Las circunstancias temporales han cambiado un poco. ¡Cómo no! Cambian constantemente. Ya no trabajo, por ejemplo, en CEOE, aunque estoy muy agradecido por lo que recibí allí. Lo que hacemos nos dibuja en un instante, pero no nos determina.

Cuarto. El ala oeste de la Casa Blanca ya no la he visto cinco veces. Ya van, por lo menos, siete. Y aviso: el dígito seguirá subiendo. Sigue siendo mi serie favorita. La película La Cabaña la he visto al menos siete veces y la serie de Harry Potter quizás diez.

Y quinto. Por supuesto, hay cosas que no cambian: sigo disfrutando escribiendo cuentos y relatos. Pero también viviendo mi vida porque, como me dijo una vez un profesor de escritura, en nuestro mundo vemos tantas pelis y series porque preferimos las vidas de los otros. Es decir, ¡viva la ficción, sí! Pero con moderación. Como el alcohol.

En construcción. O mejor, prefiero decir que estoy siendo construido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .